Senegal - Mali.

 track Kayes-Bamako (descarga)

por si quieres oir música mientras lees ....

                                                                                    
Dakar - Bamako.
MAPA de situación



Hasta la frontera con Mali


Los problemas de El Aiun, nos hicieron consultar la situación a dos personas, buenas conocedoras de la situación, y nos desaconsejaron el paso en esos momentos. Nos dieron alta probabilidad de que no nos dejaran pasar de Tan-Tan.
Ante estas opiniones decidimos enviar el coche por barco a Dakar.



Dicho y hecho, lo embarcamos en el puerto de Alicante y a los 12 días estábamos recogiéndolo en el puerto de Dakar.

El vuelo a Dakar fue una experiencia de contraste, salí nevando de Madrid y aterricé a 30º. Charo y Vicente estaban esperando, y me llevaron al hotel que habían contratado.
Ellos habían llegado de Gambia el día anterior, después de recoger su coche del camping Sukuta.
Los trámites de recogida en el puerto fueron más sencillos de lo esperado.

Paseos por Dakar, haciendo tiempo esperando que en un par de días nuestro amigo José Luis llegara de Madrid y todos juntos emprendiéramos el viaje hasta Bamako.

El primer día lo empleamos en visitar la Isla de Gore,
el mercado de artesanía y la llegada de los pescadores a la playa.


Por fin el día 5 de diciembre, empezamos el viaje.
Menos tráfico en la salida del previsto. Dirección Mbour y Kaolack.


Antes y después de esta ciudad, cruce de los caminos de Senegal, la carretera está rota. Faltan partes enteras y hoyos que impiden pasar de 10 o 20 km/h. Incluso hay que rodar por los laterales.
Después, hacia Tambacunda, mejora.
En esta ciudad tomamos la desviación hacia el parque Niokolo Koba.
Dormimos en el parque y le visitamos al día siguiente.
Me fui con la impresión de que antes de contratar la entrada en un parque tienes que concretar el recorrido y conocer la situación de las zonas visitables. En caso contrario te lo dan cerrado y a su interés.
A pesar del comentario, mereció la pena.


Volvimos a dormir en el parque y temprano nos encaminamos hacia la frontera con Mali por Kidira.
Despues de pasar la frontera, anocheciendo, nos dirigimos hacia Kayes.


Dakar - Bamako. Desde la frontera hasta Bafoulabe
Llegamos de noche a Kayes. 
Un problema al no conocer sitio donde dormir. Cuando llegas a una ciudad africana en noche cerrada, no la conoces, el movimiento de sus gentes, el polvo y la contaminación, te hacen creer que el dormir va a ser una aventura. Y lo fue, solo que acabamos en un hotel de ****. africano, eso si, el Kamankolé Palace, en el que por ser de noche cerrada, muy cansados y llenos de polvo, ademas de no ver otro a mano, nos hospedamos en la suite presidencial???? (2 tv. A/C. pero pagando 70€ aunque pedían 140€) por supuesto, ocupada por la pareja que mas se lo mereció ese día,  que agradecieron el detalle.
Al día siguiente no fue difícil localizar la pista para Bafoulabe. Solo tienes que seguir la dirección de Medine.
Pista transformándose en carretera por obra y gracia de técnicos chinos.
Cerca de Medine están construyendo una presa en el río Senegal.
Seguimos y a la salida de Djamou, dejas la ‘gran pista’ (entiendo que es la nueva carretera que unirá Kayes con Bafoulabe) y tomas una salida poco señalizada a la derecha. Hay un cartel que dice ‘Chutes de Gouina’.




 En muchos momentos crees que te has equivocado y perdido la pista principal que se refleja en el mapa.
El paso por los WPs lo desmiente. Esta pista trialera es la que nos llevara a las cascadas de Gouina y después a Bafoulabe.


Cruzas la vía del tren, subes trialeras, pasas cursos de riachuelos secos y descarnados, el camino a veces desaparece, te es difícil encontrar las cascadas, pero cuando lo haces recibes la recompensa.
Merece la pena relajarse un rato y mejor comer o dormir cerca de ellas.
Preguntamos a un paisano si la pista era la buena y si mejoraba.
‘C’est bonne, c’est bonne’.
Para ir en bicicleta puede ser, pero para coche (solo apto 4x4), la diversión continua.
En una explanada elevada, cercana al río, solitarios, dormimos esa noche.
Al día siguiente atravesando poblados, tapados por las plantaciones de mijo, llegamos a Bafoulabe sobre el mediodía.
Intensa y divertida travesía.






Dakar - Bamako. Desde Bafoulabe hasta Bamako

Salimos de Bafoulabe tomando la carretera que la une con Mahina. Precisando, no es una carretera, es una larga calle de más de 5 Kms.
Con comercios a los lados, estaba muy transitada en el momento de nuestro paso, pues al ir y venir de cualquier ciudad africana se unía la salida de los colegios.
Las vías del tren hacen una cruz con la calle principal que traíamos. Las pasamos y seguimos rectos para encontrar la nueva, o al menos recién pintada, gasolinera.
El paso para tomar la pista a Manantali es regresando a las famosas vías del tren y cruzar el río Senegal por el puente del propio tren.
En este punto se unen los ríos Bakoy y Bafing, dando como resultado el referido río Senegal.
Cuando íbamos a pasar el puente nos detuvo su vigilante porque estaba a punto de venir el tren desde la otra orilla.
Al par de minutos se nos acerca y comenta que si podemos dar una ayuda a una persona que está sentada, sobre banco desvencijado de madera, a la puerta de una caseta que parece la del guarda.
Como el que no quiere la cosa insinúa 6.000 CFAs por coche (cerca de  10). Empezamos a entender que está pidiendo el ’peaje’. Le decimos que es una barbaridad  y comentamos que máximo le damos 1.000 CFAs  (1’5 ).
Por supuesto que lo acepta.
Nos arrepentimos inmediatamente pues somos conscientes de  que estamos creando ‘costumbre’. Pero la oferta está cerrada.
Se los damos.
Pasados unos minutos, Julio se acerca al que le dimos el ‘peaje’ y le pregunta que cuanto tardará el tren. Le responde que está a punto de llegar, máximo 2 minutos.
Está regresando a los coches y se cruza con el vigilante. Para nuestra sorpresa le comentó que podemos pasar dado que el tren se va a retrasar.
Nuestra mentalidad actual europea se rebela ante hechos de este tipo, pero no dejamos de reconocer una cierta elegancia.
-C’est l’Afrique-.

Cruzamos y a la salida del puente giramos a la derecha para tomar la nueva pista. Pista ancha, rojiza, con un firme inicial en buen estado.
Ahora el río lo llevaremos siempre a la derecha.
Corremos más, levantamos más polvo y como el aire acondicionado del coche de Jose Luis y Julio se ha roto (creemos que se ha descargado), llevan las ventanillas bajadas. Temperatura exterior 43º. Temperatura interior 47º.
Iban mejor de lo que se puede imaginar por las cifras, según dicen, posiblemente se habían acostumbrado.
Al bajar del coche en una parada, Charo y Vicente se ríen de ellos porque sus cejas y pelo eran pelirrojos.
El recorrido hasta Manantali es de paisaje muy similar: llano, pequeñas concentraciones de población en cabañas, algo de sembrado y mucha hierba alta. La pista empeora pasados unos 30 kms y ya será así en los 50 que restan hasta Manantali.
Manantali. El más importante centro habitado de la zona. Anclado a los pies de la importante presa del lago Banfing. Entendemos que su desarrollo se debió a la construcción de la misma.
Ya en el pueblo tomamos contacto con el asfalto, el cual nos acompañará unos 20 kms, preemitiéndonos el paso de las montañas que se alzan a la izquierda de la presa (en nuestra dirección). Todos pensamos en lo problemas que hubiéramos tenido de haber sido pista.


La zona es más sinuosa que la anterior, e incluso más despoblada. A unos 35  kms, en un gran llano, justo en el cruce de la pista que va a Toukoto (no tomar aunque estéis tentados), paramos para pasar la noche.
Noche plácida y en su amanecer, terminando de desayunar, se cruza un viandante el cual no rechaza la invitación de un café y se nos une.
La pista sigue en condiciones similares, es decir sinuosa y por cada 10 kms de arena hay uno de asfalto. Todo nos hace pensar que en su día cuando inauguraron la presa, se construyó una carretera, la cual se va desdibujando con cada época de lluvias.
Las poblaciones empiezan a ser más numerosas y mayores, aunque siempre el mismo tipo de construcción en cabaña pero de perímetros más cerrados según nos acercamos a nuestro concepto de civilización representado por la ciudad de Kita.
Desde Kita a Bamako, pasando por Kati, todo es carretera y la vida está más conectada con el mundo. Curiosamente es desde este punto donde se empiezan a ver plantaciones agrícolas y hasta huertos.
Son las dos de la tarde. Paramos a comer a la salida de Kassaro, en una gran explanada con un inmenso árbol en su centro. Al poco rato tenemos a nuestro alrededor más de 10 niños, luego 20 , luego 30 …
No nos molestan y al final de la comida Vicente les entretiene con algún juego y chascarrillo. También entretiene al resto.
Recogemos, nos despedimos y en marcha como si de un regreso dominguero se tratara, nos dirigimos a Bamako.
Llegamos. No fue difícil encontrar la casa de nuestros amigos Ana y Moussa.
Preciosa casa donde nos acogieron durante tres días mientras arreglábamos los permisos de estancia de los coches (ampliación al mes que nos dieron en la aduana) y localizábamos donde dejarlos durante el mes y medio que nos deben de esperar hasta nuestro regreso a primeros de Febrero.
Al final, y gracias  a un mal entendido, preguntamos por Emilio, director del centro "Pére Saint Michel", institución de formación profesional que los salesianos tienen en Bamako. Chapeau por ellos.
Hablamos con el director, después de levantarle de la siesta, nuestras disculpas, y le comentamos que nos habían dicho que podíamos dejar los coches ese tiempo.
Su respuesta aún nos sigue sonando a música celestial en nuestros oídos:
“No lo hacemos, pero lo importante es que tenemos un problema (palabra que dijo ‘tenemos’) y hay que pensar en cómo resolverlo.
Bueno, déjame pensarlo. Traer los coches el lunes y tendremos alguna solución”.
Así fue. El  lunes se quedaron a sombra, cercanos al guarda de la entrada de la institución.
Desde aquí nuestro agradecimiento a Emilio y su institución, y especial cariño a Moussa, Ana y a sus dos pequeñas hijas que nos hicieron pasar unos ratos muy agradables.


                                                

5 comentarios:

  1. Encantados de haberos tenido aquí! Las peques ya esperan vuestra vuelta con entusiasmo (nosotros también!). Qué bien que os hayáis animado a hacer un blog. Así podremos seguir vuestras aventuras por l'Afrique!
    Un abrazo fuerte de Moussa, Ana y las enanas.

    ResponderEliminar
  2. Hola, que tengais buen viaje y mucha suerte.
    JMBernal

    ResponderEliminar
  3. Fantástico relato. Mi envidia sigue siendo tremenda.
    Manolo.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos,

    estamos aqui con Joaquin y pensando mucho en vosotros. hemos tenido muchas visistas que nos han tenido muy occupados pero siempre pensamos en vosotros. que camino habeis hecho, impresionante y cuantas aventuras....
    suerte
    Mpussa, Ana, Joaquin, Salma y Nila

    Gracias a Joaquin por las correcciones

    ResponderEliminar
  5. Hola Transafricanos!!!

    Os he encontrado por casualidad y que grata sorpresa me he llevado. Felicidades por vuestro viaje y muchas gracias por compartirlo, a partir de ahora os seguiré fielmente.
    Un abrazo a los cuatro. Roman

    P.D.: me encanta vuestro blog...

    ResponderEliminar